Logo de La Prensa Gráfica
Logo de Ministerio de Relaciones Exteriores
Logo de Gobierno de El Salvador

Carlos Bonilla pone en alto el nombre de El Salvador en España a través de la danza


 

En julio pasado, se llevó a cabo en El Salvador la quinta edición del Festival +Danza, un evento que reunió a destacados maestros de renombre internacional, provenientes de países centroamericanos y europeos, para enseñar nuevas técnicas en el ballet, jazz y contemporáneo; así como para presentar una gala, en el marco de las actividades por la conmemoración del 160° aniversario de fundación del Ministerio de Relaciones.

El Festival +Danza es una iniciativa, que desde el 2014, contribuye al crecimiento de la cultura en la nación y fue ideada por un talentoso bailarín salvadoreño radicado en España: Carlos Bonilla.

Amante de la destreza con la que se expresa el ritmo musical de forma corporal, Carlos se remonta a sus días como universitario para compartir su historia en la danza. En 2003, con 16 años de edad, comenzó a estudiar la licenciatura en Economía, en la Universidad Centroamericana “José Simeón Cañas” (UCA), lugar donde descubrió su pasión por este arte.

Le llegó justo cuando se encontraba valorando opciones para realizar su servicio social. ¿Apoyar las labores en la biblioteca o unirse a la Escuela de Danza del centro de estudios superiores? Se decantó por esto último y decidió poner a prueba sus habilidades formando parte del grupo, en el que se dio cuenta que su estatura y condiciones físicas le favorecían para poder ser un bailarín “promedio”, según sus palabras.

Ahí conoció algunos amigos que lo llevaron a las escuelas Humanum Tempore y Macholah, en las que continuó su formación en el área.

Durante los dos años siguientes, tomó clases de jazz, contemporánea y clásica, preparándose, sin saberlo, para uno de los acontecimientos más memorables en la historia de este movimiento artístico en El Salvador: la apertura de la Compañía Nacional de Danza (CND), en el año 2008.

Fue en una de sus participaciones en la celebración del Día Internacional de la Danza cuando el director de esta institución recién fundada observó los movimientos del hábil artista y lo invitó a formar parte de la CND.

Carlos siempre vio el baile como una actividad que le permitía experimentar muchas emociones positivas. Nunca había contemplado desarrollarse de manera profesional, sin embargo, quiso intentarlo.

“Todos tenían más nivel que yo en ese momento. Me tocó trabajar el doble, practicar el doble”, comenta el compatriota, quien relata que se dedicó a ensayar todos los días y, además de los entrenos en la Compañía, también tomaba clases los sábados.

Este esfuerzo rindió frutos y cuando la CND comenzó a hacer presentaciones internacionales, con producciones grandes en Estados Unidos, Suramérica y Europa, Carlos fue llamado a participar de los eventos. “Cuando vi España dije: Yo debería estar aquí. Debería probar, aunque sea una vez en la vida, qué es arriesgarse y conocer otro mundo”, menciona.

Y así lo hizo. Después de su último año de universidad se mudó a la ciudad de Barcelona, donde ganó una beca en la escuela Area, Espai de Dansa i Creació para seguir formándose en el arte del baile. Aquí coincidió con importantes expertos del medio. Unos habían sido parte de la Ópera de París, otros del Ballet Nacional de Venezuela y Paraguay, por mencionar algunos.

Se percataron de las aptitudes del salvadoreño en las coreografías que él mismo creaba y le ayudaron a iniciar con su propuesta denominada “Danza Project”, la cual duró tres años, aproximadamente, contando con el respaldo del Barcelona City Ballet. Durante este período produjo temporadas cortas, algunas de las cuales obtuvieron importantes reconocimientos en teatros y festivales.

También ganó la aceptación del público, logrando convocar a una buena cantidad de personas en cada una de sus presentaciones. “Eso es algo que asombraba”, cuenta el connacional originario del municipio de San Marcos, en San Salvador, a quien sus virtudes y trabajo duro lo han llevado a estar entre los primeros lugares en certámenes como el Estrena’tFestival, en Barcelona. Además, en el 2017 fue reconocido en España como artista radicado en Cataluña.

Manifiesta que siempre ha tenido el anhelo de compartir todo lo que hace y aprende en Europa con sus colegas salvadoreños, así como de mostrar al mundo el gran talento que hay en su patria, de la cual está muy orgulloso y con la que se siente especialmente vinculado a través del Festival +Danza.

Por medio de esa iniciativa, ha podido contribuir en la profesionalización de talentos nacionales, impartiendo diversos talleres y compartiendo experiencias en la rama. Asimismo, brinda apoyo en la gestión de becas para quienes buscan seguir educándose en esta disciplina. En un futuro cercano, espera poner en marcha más proyectos que sirvan para seguir fortaleciendo el arte del baile en el país.