Logo de La Prensa Gráfica
Logo de Ministerio de Relaciones Exteriores
Logo de Gobierno de El Salvador

Personas emprendedoras de Jiqulisco reciben apoyo para desarrollar sus iniciativas productivas


 

Jiquilisco es un municipio del departamento de Usulután, ubicado sobre el litoral oriental de El Salvador, privilegiado no solo con los inolvidables paisajes que se pueden apreciar en su bahía, sino también por contar con los frutos que brindan el mar y la buena tierra para cultivar, recursos fundamentales para la economía de la localidad.

Precisamente, alrededor de estas potencialidades es que el Ministerio de Relaciones Exteriores, la Comisión Nacional de la Micro y Pequeña Empresa (CONAMYPE) y el Instituto Nacional de la Juventud (INJUVE); con la cooperación del Gran Ducado de Luxemburgo, vienen apoyando iniciativas de habitantes de la zona vinculadas con emprendimientos, como parte de la estrategia “Un pueblo, un producto”.

Con este programa se apunta a promover el desarrollo económico local a través de procesos que generen capacidades comunitarias, emprendedoras y empresariales. Uno de los proyectos beneficiados es el de la Cooperativa “Brisas de Chaguantique” de R.L., un grupo conformado por 32 personas que se dedican al cultivo de hortalizas.

“Se han fortalecido los conocimientos que ya teníamos, para tener enfoques productivos y empresariales para ampliar nuestros negocios y cultivos (…) Nos hemos quitado ese mito de que la agricultura solo es para subsistir”, comenta Ana Sofía Amaya, una de las cooperativistas, quien indica que ahora trabajan en la siembra de chiles, pepinos, elotes, pipianes y plátanos.

De igual manera, Víctor Antonio Chévez vio una oportunidad en el sector camaronero, al identificar que en la zona no se tenía un experto dedicado al mantenimiento y reparación de la maquinaria que se necesita para el proceso de producción de los crustáceos, un servicio para el cual él está calificado.

Al ser parte de la estrategia, dirigida a pequeños y micro empresas locales, Víctor está aprendiendo sobre la formulación de modelos de negocio, planes de costo, entre otros aspectos que le permitirán definir un rumbo para desarrollar su propuesta.

“Después de que nosotros no sabíamos ni la rentabilidad del negocio, ahora tenemos una iniciativa mucho más fortalecida”, señala este emprendedor, quien espera que la idea tenga éxito en su lugar de origen, como ha sido el caso del restaurante “La mesa del ceviche”.

En dicho lugar, dedicado principalmente a la venta de ceviches y cocteles, los comensales disfrutan de platos elaborados con insumos adquiridos con pescadores de Jiquilisco.

“Tenemos tres años, aproximadamente, de pertenecer al comité de «Un pueblo, un producto». Hemos recibido capacitaciones del manejo de alimentos, capacitaciones de emprendedurismo empresarial y eso es lo que nos ha dado el salto que necesitábamos para desarrollarnos”, comenta Nohemí del Carmen Rodríguez, propietaria del restaurante.

Su perseverancia y laboriosidad, así como la puesta en práctica de los conocimientos adquiridos, le han valido para que su negocio sea reconocido como uno de los más exitosos del programa.

A esas apuestas se suma un emprendimiento dedicado a la distribución de semillas de marañón, bajo la marca “Vista Hermosa”.

Todas estas experiencias son ejemplo de que en El Salvador se está trabajando en la generación de oportunidades locales y de zonas productivas que propicien el desarrollo de los municipios, y que además contribuyan a dinamizar la economía nacional.

Así lo pudo constatar, en el marco de un recorrido a estos puntos, el representante de la cooperación del Gran Ducado de Luxemburgo, Denis Pigot, quien expresó su satisfacción al ver los resultados en el territorio y elogió la participación activa de los diferentes actores y de la misma comunidad.